PREPARÁNDONOS INTERNAMENTE PARA EL INVIERNO

“La llegada del invierno nos invita a la interiorización, recogimiento y a nivel orgánico es un momento de reparar y regenerar”

By MARTA MARCÈ

Vamos acabando el verano, sus días largos, la vida más al exterior y también la época de excesos por antonomasia del año. Porque quien no ha tomado unas cervecitas de mas, ha dejado el gimnasio muriéndose de la risa y ha trasnochado de más. La llegada del invierno nos invita a la interiorización, recogimiento y a nivel orgánico es un momento de reparar y regenerar. Hoy me gustaría recomendarte 4 sencillos hábitos para prepararnos para el invierno y aprovechar esta época del año con todo lo que nos invita a hacer a nivel de salud.

CARGA TUS DEPÓSITOS DE VITAMINA D

En estos días, donde aún tenemos una buena insolación, es el momento ideal para hacer una buena toma de Sol consciente. En invierno la insolación es mucho más baja y con el frío nos cuesta más desabrigarnos y salir fuera. Así que ahora es el momento de llenarnos de vitamina D para la época invernal. La vitamina D es básica para el sistema inmune, la regulación de la inflamación, la salud osteoarticular, nuestro estado de ánimo, entre muchos otros. Sabiendo la importancia de sus funciones y que gran parte de la población tiene déficit de esta vitamina, es súper importante que tengamos la toma de Sol como práctica de salut. Con 25-30 minutos al día es suficiente en otoño si lo tomamos en piernas, brazos y escote. Puedes proteger el rostro con una buena crema solar orgánica si quieres evitar manchas o arrugas. Durante el invierno aprovecha todos los momentos que tengas para exponerte y mantener unos buenos niveles de esta vitamina.

HAGAMOS DETOX REAL

Huyamos de detox fast-food que hacemos unos días y luego nos olvidamos de él. Lo mejor para depurar es permitir al cuerpo que haga él mismo el trabajo de limpieza. El primer paso es que el cuerpo tenga suficientes horas desocupado sin digerir para que pueda dedicarse a otras funciones como depurar. Si reducimos nuestras horas de ingesta a 12 al día (incluso pudiendo llegar a 8) el cuerpo solo hará el trabajo. También es super importante evitar aquello que lo intoxica: procesados, cosméticos convencionales, alcohol, tabaco. Podemos acompañar a nuestro detox natural con infusiones de cardo mariano, boldo y sobretodo mucha agua.

PREPARA TU SISTEMA INMUNITARIO

Con la bajada de temperaturas es más fácil que los virus, bacterias y otros microorganismos proliferen. Por ello es interesante que empecemos a preparar nuestro ejército de defensas de cara al invierno. Algunos trucos sencillos es aumentar la cantidad de vitamina C (cítricos, pimiento rojo), antioxidantes (frutos rojos, nueces del Brasil) y betaglucanos (setas y avena). También podemos aumentar el consumo de alimentos fermentados para poblar nuestra microbiota intestinal, la encargada de mantener en forma el sistema inmunitario intestinal, que es ni más ni menos el 80% del total del sistema inmune del cuerpo. Si tienes que elegir 2 suplementos para las defensas me quedaría con un buen probiótico y alguna seta japonesa rica en betaglucanos como el Reishi o el Shiitake.

AJÚSTATE A LOS HORARIOS NATURALES

En verano es fácil que alarguemos los días y ocupemos la noche con actividades. La entrada al otoño nos invita a recuperar horas de sueño y a disponer las horas nocturnas para el descanso. Es un muy buen momento para irnos a la cama más pronto y levantarnos descansadas y reparadas. El descanso nocturno es el espacio clave donde nuestro cuerpo regenera, repara y limpia entre muchas otras funciones. Si aprovechamos para dormir las horas que tocan (7 h mínimo) en un horario natural (los más parecido al solar posible), el resto lo hará el cuerpo por si mismo.

 Espero que estos 4 hábitos sencillos, a la par que poderosos, te ayuden a hacer una buena entrada al invierno. Compártelo con nosotras si los estás poniendo en práctica.

 

Leave a comment