NUESTRA PIEL DURANTE LA MENOPAUSIA

La llegada de la menopausia representa para la mujer un cambio hormonal que se manifiesta de muchas maneras en nuestra fisiología. No tiene porque ser una etapa negativa y estar siempre medicalizada, sino que puede ser una nueva etapa tan plena y bella como cualquier otra de nuestra vida. Solo hacer falta conocernos y adaptarnos a nuestro nuevo equilibrio orgánico. 

En concreto en relación con la piel, el descenso hormonal tiene consecuencias para la formación de colágeno especialmente. Los estrógenos motivan su formación endógena y su descenso provoca que está proteína se forme en menor cantidad. El colágeno es como una malla que actúa “atrapando” la hidratación de la piel y confiriéndole tersura y flexibilidad. Es por ello que muchas mujeres pueden sentir que en esta etapa su piel está más flácida, que las mucosas están más deshidratas y más rígidas. Esta disminución del colágeno se puede sentir en la piel y también en todas las mucosas de la piel, como por ejemplo en los ojos o vagina.

El otro aspecto que cambia durante la menopausia, es que pueden aumentar la cantidad de andrógenos y que el estrógeno principal de esta etapa, la estrona, se comporta de forma parecida a un andrógeno. Lo que puede provocar que tengamos más producción de sebo, pudiendo aparecer acné enquistado o piel con tendencia más grasa.

 

Pero la buena noticia es que con nuestros hábitos de vida y alimentación podemos ayudar a tener una buena salud de la piel y mucosas:

  • Tomando alimentos ricos en vitamina C para ayudar a la formación de colágeno: cítricos, pimiento rojo, coles.
  • Evitando alimentos que aumenten aún más los andrógenos como lácteos o azúcares libres.
  • Tomando grasas de calidad para aumentar la hidratación de nuestras mucosas como el aguacate, las semillas, los aceites de calidad, las aceitunas.
  • Añadir a temporadas un buen suplemento de omega 7 que ayude a aumentar la hidratación de las mucosas. 
  • Tomando alimentos ricos en almidón resistente (patata, boniato o arroz cocinados y dejados enfriar) que dará “de comer” a la Akkermansia, un habitante de nuestra microbiota con propiedades mucoprotectivas. 
  • Regalarnos un buen automasaje que nos estimule la formación de colágeno y elastina.


Espero que todos estos tips te sean útiles para tener una piel maravillosa durante la menopausia. Te espero por aquí para seguir hablando de salud y piel.

 

Artículo escrito por Marta Marcè.




 

Leave a comment

All comments are moderated before being published